Dulce escalofrío

Escrito por: Tejemaneje
11 junio, 2018


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No hay votos)
Loading ... Loading ...

En la soledad de su habitación, Nerea disfrutaba del sueño y nada la hacia temer en la oscuridad, ni el mas leve crujir de aquel mueble antiguo que sostenía a duras penas sus cuadernos y lápices de dibujo. Aun era niña, bastante pequeña e inquieta, pero nunca sintió el temor que tienen los de su edad cuando se hace de noche y tienen que convertirse en guardianes de su pequeño castillo. Cada día su madre acudía para despertar a esa renacuaja y ayudarla a vestirse. Le daba los buenos días con entusiasmo y le decía lo sorprendida que estaba de que últimamente no hiciera revoltillos con las sábanas, normalmente era un desastre… “Que bien, que mayor te estas haciendo, me tienes sorprendida” le decía. Pero lo que le intrigaba en realidad era la silla del escritorio que aparecía a los pies de la cama, todos los días desde hacia ya un tiempo. Le hacía pensar que esa granuja inventaba alguna película antes de ir a dormir. Lo que la pequeña respondió fué espeluznante pero de una inquietante dulzura”Ahí se sienta el abuelo…” fué la frase que salió de esa boquita diminuta. Era lógico, estaban muy unidos y su muerte era aún reciente, pero la madre no pudo evitar estremecerse al sentir el frío que le recorrió por el cuerpo tras oír esas palabras. Mientras, miraba atónita hacia la silla. Sabia que la niña era eso, una niña, con sus imaginaciones, pero por el mismo motivo no podía creer que amaneciera arropada con tanta maestría y dulzura, todos los días desde hacía ya un tiempo.

The following two tabs change content below.

Tejemaneje

Últimos relatos de Tejemaneje (Ver todos)

FacebookTwitterGoogle+WhatsAppLineCompartir


Tags:

Categoria: Microrrelatos |

No hay commentarios

Tienes que estar registrado para comentar.