Día del Padre

Escrito por: Leafar
26 marzo, 2018


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...

Ärboles que nunca crecen, se resisten a tocar

 

el cielo.

 

 

Las estaciones no llegan para mí.

 

 

Árboles que no crecen nunca, mi niña,

 

siempre inocentes.

 

 

Por qué te fuiste?

 

 

Me aferro a tu lápida fría, sabiendo

 

que estas ahí.

 

 

Mi corazón dejó de latir el día que te fuiste

 

sin despedirte.

 

 

No me diste el ultimo besito de buenas noches.

 

 

Ya no hay un ” papi te quiero “  en mi vida.

 

 

Árboles que no crecen, con ramitas inertes.

 

 

Golpeo tu lápida, sabiendo que no contestarás,

 

nunca lo haces, nunca….

 

 

Yaces sin padecer, en un sueño interminable.

 

 

Sigo esperando emprender mi viaje a tu lado,

 

acariciar tus manitas de nuevo.

 

 

Muriendo, deseando ver tu sonrisa inocente

 

mientras caigo al pozo profundo

 

que cabé el dia de tu marcha.

 

 

Grito al cielo en vano mi niña.

 

 

Vivo lleno de furia, dolor, luego no vivo.

 

 

Por qué sigo aquí, si el que no respira la vida

 

también soy yo?

 

 

Árboles que no crecen, jamás lo harán,

 

susurran tu nombre clamando justicia.

 

 

Estás ahí, que yo lo sé, siempre viva para mí

 

Tu papi está aquí, llorando por ti,

 

esperando arroparte de nuevo.

 

 

Vuelve conmigo, solo por un segundo,

 

devuelveme la vida cariño,

 

esa que me arrebataron junto a la tuya.

 

 

Árboles que no crecen, han renunciado a hacerlo,

 

con mis manos temblororosas llevan grabado

 

tu nombre.

 

 

Vámonos juntos, hagámoslo ahora sin que

 

nos vean,

 

engañemos a la vida y la muerte.

 

 

Vivamos y muramos juntos mi cielo.

 

 

 

Para siempre, tu papi.

 

The following two tabs change content below.

Leafar

Últimos relatos de Leafar (Ver todos)

FacebookTwitterGoogle+WhatsAppLineCompartir


Categoria: Microrrelatos |

No hay commentarios

Tienes que estar registrado para comentar.