Psicologismos

Escrito por: israelo
9 enero, 2018


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, promedio: 3,50 de 5)
Loading ... Loading ...

-¿Por dónde empiezo?

-Por el principio no estaría mal.

-Uhm… verá doctor… ¿Por cierto puedo llamarle doctor?

-Bueno, técnicamente soy su psicólogo, pero si así le resulta más cómodo…

-Entendido. Verá psicól… nada, se me hace raro. Mejor no le llamo y punto.

-Como más fácil le resulte, ya digo.

-El caso es que no me pasa absolutamente nada. Y ese es el problema, nada. Cada día es igual, la misma rutina. Si no fuera porque todos los lunes toca pescado, no sabría cuándo empieza una semana y termina otra.

-Siga.

-Creo que… no sé, he perdido “eso”, no sé cómo decirlo. La pasión, la magia. Espero que no le suene muy cursi lo que le digo.

-No, tranquilo, usted mejor que nadie sabe lo que ha perdido.

-Pues eso que no sabes por qué, pero que hace que te llenen las cosas. Que te llene ella. La pasión digamos.

-¿Ella?

-Sí, mi mujer. Es como si hubiéramos olvidado todo. Follamos…

-No pasa nada.

-Follamos, pero se nos ha olvidado cómo hace el amor, no sé si me explico. Sin sentimiento vamos. La forma bien, pero no hay fondo. Y si lo hay está aplastado por el Titanic, y yo nunca he aguantado mucho buceando. Es como si la cama, que en teoría debería acercarnos, nos hiciese un mundo.

-Un mundo…

-Sí, un mundo. Y entre eso y la frialdad de estar distante el uno con el otro… pues como si durmiésemos en polos opuestos. Cada uno en un extremo del colchón, con miedo a girarnos. Con miedo a verlo.

-¿A ver qué?

-Lo que no está, lo que hemos perdido. Lo que no hay alarma que despierte. Mire, tengo un cajón lleno de relojes. De relojes y cargadores. Del PC, del MP3, del móvil… del móvil de la empresa… Pero el puto cargador de la pasión, ¿esa que le digo? Nada, eso no hay Cristo que lo recargue. Siento que ese amor es como un zombi que estando muerto me devora el cerebro. Es horrible, no puedo dormir con ni por ella.
-¿No han pensado en pasar un tiempo juntos, los dos solos? Un viaje, una escapada en alguna fecha señalada, ya sabe, Navidad, San Valentín…

-Viajes… Lo nuestro hace tiempo que se fue de vacaciones. Cada día nos parece el mismo. Todas las noches son viejas, en San Valentín como si fuésemos ateos. Los aniversarios son vacíos, como dos besos antes de la cena. Entre el silencio y lo arreglados que vamos, parecen funerales. La única fiesta que conocemos es Halloween, porque lo celebramos todo el año. Hacemos el truco de disfrazar el trato de no querernos.

-Disfrazan la realidad de su relación.

-Exacto. Así que no sé qué hacer. Siempre intenté huir de esto. De hablar con ella sólo para ver quién saca a pasear al perro, quién tira la basura… Y lo peor es que sacamos al perro para que cague, la basura porque huele mal, pero lo que más apesta es el fracaso. El olor a muerto de lo que hubo. Y eso amigo, no se va.

-Mire, si hay algo peor que el fracaso, es no reconocerlo a tiempo. Pero parece que usted se ha dado cuenta de que algo falla, y por eso ha venido a mí.

-Entonces, ¿tiene solución o no?

-Todo en esta vida tiene solución, menos la muerte.

-¡No me diga! Menuda alegría acaba de darme. ¿Y bien, qué debo hacer?

-Hagan las maletas, tanto usted como su mujer, y váyanse los dos lejos de cualquier lugar, gente, cosa… que les recuerde al otro.

-¿Y a dónde vamos?

-A donde sea, pero cada uno por su lado.

-No, entiendo, dijo que lo mío tenía solución.

-Dije que todo menos la muerte lo tenía, y lo siento, pero una pasión muerta no la revive ni usted, ni yo, ni el dinero. Ah! Por cierto, no le comenté antes. Son 50€ por sesión.

The following two tabs change content below.

israelo

En cine, Chaplin. En música, indie-rock. Escribir y escribirte. Y si hay que morir, muramos de risa.

Últimos relatos de israelo (Ver todos)

FacebookTwitterGoogle+WhatsAppLineCompartir


Categoria: Microrrelatos |

No hay commentarios

Tienes que estar registrado para comentar.