Música o silencio.

Escrito por: danifma
2 noviembre, 2017


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...

Él sentía la necesidad de aferrarse a ella, de mantenerla entre sus brazos, de acariciar suavemente su cuello, sin dejar ni un segundo de tocarla. Sentía la vibración que les unía a ambos, notaba que la distancia que les separaba le hacía sentirla aún más pegada a él, escuchaba todo lo que decía, cada sonido, cada instante, escuchaba hasta los silencios que de vez en cuando se producían en su interior. Recordaba como empezó todo, como un día cualquiera sintió una atracción indescriptible por ella, sus ojos no hacían más que observar cada detalle, cada forma de su silueta, cada línea de color en su cuerpo; recordaba también el sonido de su voz la primera vez, era tan suave a veces, y cuando gritaba, no le hacía incomodarse, sino que se le erizaban los pelos de las piernas y los brazos, siendo incapaz de controlarlos, por las maravillas que podía oír. Y allí estaba él, frente a la pared, rememorando cada recuerdo, pensando que nunca nada sería igual, que cada experiencia que vivió no se sumaba a las anteriores, no podría guardar su vida en un simple álbum, si no que tendría que componer uno para cada día de su vida juntos. Y ahora la tenía enfrente otra vez, justo delante de sus ojos, mirándose el uno al otro. Diciéndole el a ella que la necesitaba aunque lo hacía con sus pensamientos y no con las palabras, pero ella no decía nada, porque hasta que no estuviese él allí no podría hablar. Necesitaba escucharla, pero tenía miedo, así que se fue acercando poco a poco, tímidamente, como si no se conociesen, cómo si nunca la hubiese tocado y ella no hubiese sentido sus dedos acariciándola. Unos pasos más y podría estar en contacto con ella, demasiada emoción contenida, demasiado sentimiento en un único momento, no podía soportar el estremecimiento de sus piernas, le bailaban y parecía que iba a derrumbarse de un momento a otro, si visar, pero conociendo ya su destino. Pero ya estaba demasiado cerca y él no quería no llegar, no quería marcharse sin haberla tocado y escuchado una vez más… Perdió la visión por unos instantes, parecía que iba colocado hasta arriba, que había tomado sustancias que ni siquiera había oído hablar de ellas, y era probable que lo hubiera hecho, aunque lo desconocía. En estos segundos de agobio, se hizo fuerte, se acercó al sillón donde recordaba haberla visto instantes atrás, donde tenía que encontrarse ahora, se apoyó con sus brazos y su cuerpo siguió ese movimiento continuo, sin ningún tipo de brusquedad. su mano entonces sintió algo, sintió la energía que despedía ella, sin ni siquiera verla, sin haberla tocado todavía, ya podía sentirla, podía escuchar su voz, y acariciar su piel tersa y fría. Finalmente la agarró y la puso sobre sus piernas, volvían a estar juntos, después de lo que a él le pareció tantísimo tiempo. Volvió a pasar sus manos por su cuello desnudo y volvió a tocarla. Volvía a sonar esas notas, volvía a escuchar esa música, esa inconfundible voz. Se prometió no volver a separarse nunca, porque esa guitarra en el sofá y él andando por el mundo, no eran más que simples desconocidos…pero al tenerse el uno al otro, eran uno. Ella sin él no era música y él sin ella, era silencio

The following two tabs change content below.

danifma

Últimos relatos de danifma (Ver todos)

FacebookTwitterGoogle+WhatsAppLineCompartir


Tags:

Categoria: Microrrelatos |

No hay commentarios

Tienes que estar registrado para comentar.