En un momento

Escrito por: cgonzalezro
1 octubre, 2017


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, promedio: 4,50 de 5)
Loading ... Loading ...

Y allí se terminó todo, con un cruce de miradas, sentimientos enfrentados que hablaban de un pasado común y un futuro que nunca llegaría.

Bajo la cabeza, se giró y caminando lentamente dejó que él se preguntara qué había pasado.

-Espera… dijo él casi en un susurro, la voz rota se perdió en la fría noche como se pierden las esperanzas en cada lagrima que rodaba por sus mejillas mientras se alejaba en la oscuridad.

Si tan sólo, si solamente hubiera dicho lo que ella anhelaba oir, saltar la barrera de la confianza que había ido surgiendo en todas aquellas ocasiones.

Ahora ya no había tiempo, había perdido ese momento mágico que vemos en tantas fotos de amantes furtivos, besos de tristeza, de alegría de añoranza, muestras de cariño , inesperadas en muchos casos deseadas en otros.

Es cómo cuando miras a través de un cristal empañado, la imagen sigue estando ahí, aunque no puedas apreciar todos los matices sigues conociendo la composición al otro lado del vidrio, así veía ella su relación y ahora todo se había perdido.

Deslizo la manga empapada de su cazadora enjuagando las brillantes lágrimas mientras subía la cuesta al final de la calle.

Por un momento penso en dar media vuelta pero, de qué habría servido, tantos momentos, cada aliento contenido cuando estaban juntos, la complicidad, esas miradas a veces traviesas…

Y lloró amargamente sin poder controlar las lagrimas que quemaban sus ojos, la rabia por ese tiempo que ya nunca podría recuperar y fue, en ese precioso instante cuando todo cambio.

Esa pequeña voz que había callado tantos años volvió surgiendo en un potente alarido que removió todo su interior y esa misma noche pronunció el juramento que años más tarde lamentaría amargamente: “Yo primero, yo siempre, yo conmigo, yo contra todos”

Y así la envidia ganó el juego al amor, los celos apagaron la confianza y la esperanza asustada se escondió en un oscuro y pequeño lugar de su alma para ya nunca volver.

FacebookTwitterGoogle+WhatsAppLineCompartir


Categoria: Microrrelatos |

No hay commentarios

Tienes que estar registrado para comentar.