La evolución de la mosca y el gusano

Escrito por: Aureo Boix
25 julio, 2017


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (4 votos, promedio: 4,50 de 5)
Loading ... Loading ...

Toda forma de vida superior con respecto a otra se ve obligada a destruir a la especie inferior, pues esta le inspira asco, así como un odio y un temor que no entiende. La causa fundamental es el recuerdo del estado pretérito en su evolución, habitante de su inconsciente, formado desde que su cerebro pudo percatarse de su papel o compararse con otros. El otro siempre nos lleva al conocimiento del mismo, y el otro en este caso es el caos de una existencia demasiado vulnerable. Eso no le quita vulnerabilidad al ser de la especie más avanzada, pero le brinda una seguridad falaz que mantiene alejadas las ideas consecuentes que podrían dañar su psique.

Suena cobarde, incluso patético, por parte de una género que se podría considerar a sí mismo superior, aunque es lo que ocurre, y no sin motivo. Las especies inteligentes llegan al punto en que perciben su posición en el mundo, su estado, su nivel sobre o con los otros; estructura su vida, su pensamiento y sociedad a fin de sobrevivir, generar y satisfacer deseos. Esta última característica es propia de la complejización evolutiva, una consecuencia natural de los sistemas que conforman la realidad en ciclos de orden-desorden-reorganización que se reinician una y otra vez, y se vuelven más complejos conforme avanza el tiempo. Su origen y culminación está en la relación entre la entropía y neguentropía, con la explosión que dio origen al universo, su futuro enfriamiento y el proceso entre ambos.

Casi parece una necesidad para quienes gustan de aplastar moscas y bichos satisfacer su deseo. Ven con atención la miniatura de las hormigas, que con esmero cargan piedras hacia su hormiguero, a las moscas aletear sobre la basura, a la cucaracha correr por las paredes, o al gusano comiendo la tierra, y saben que deben, que quieren acabar con ellos. Un pisotón, un golpe con la palma de la mano, inclusive insecticida. Reducirse a su nivel para matarlos retrasa, tal vez, el desmedido avance hacia su propia destrucción, y les evita pensar en el pie sobre sus cabezas.

 

Antonio Arjona Huelgas

25 de julio de 2017

Michoacán, México.

The following two tabs change content below.
FacebookTwitterGoogle+WhatsAppLineCompartir


Categoria: Microrrelatos, RECOMENDACIONES |

No hay commentarios

Tienes que estar registrado para comentar.