Te mentí

Escrito por: e8a55ap
5 julio, 2017


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...

Hola Raquel,

Nunca hemos necesitado andar con rodeos entre tú y yo, y no voy a empezar a darlos ahora. Te mentí. Te dije que no había vuelto a pensar en ti y te mentí; te dije que no te echaba de menos y te mentí; que apenas recordaba nuestras conversaciones, que mi mente y mi cuerpo no te seguían sintiendo meses después de dejar de vernos; que nuestros largos paseos y divagaciones habían muerto en nuestro último encuentro… Todo mentira.

Nuestras almas conectaron de una forma especial desde el primer momento. Ya sé que no crees demasiado en esas cosas, pero déjame utilizar esa expresión para explicar lo que me resulta inefable de otra forma. Reconozco que la brutal conexión que se estableció entre tu cerebro y el mío me pilló fuera de juego (creo que a ti también). Me sorprendió el nivel de intimidad e identificación al que llegamos en tan poco tiempo y de forma tan personal, especialmente en dos aspectos puntuales.

El primero es el psicológico. Sabes muchísimo sobre lo que yo llamo “psicología aplicada” (la temeraria ignorancia del profano me permite bautizar términos que desconozco y que, con toda seguridad, son erróneos). Te has formado y entrenado en los conceptos psicológicos y su naturaleza en las personas. Reconozco que es un aspecto que me encanta, pero no sería justo afirmar que es el único motivo por el que me gustan nuestras conversaciones. El auténtico motivo es la pasión con la que te expresas, lo que me encanta de escucharte es la forma en la que sazonas todos esos conocimientos teóricos con esa piza de arte que tienes para aplicar el resultado sobre experiencias reales. Precioso. Espectacular.

El segundo punto fundamental es la sexualidad. Como ejercicio de confianza absoluta y aplicación práctica de los ejercicios mentales de reflexión, abrí la puerta de la sexualidad. Tema tabú en muchos aspectos para mi, como sabes; y más a los niveles en los que nos movimos. Creo que sobra decirte que todo lo que compartimos me resultó de gran ayuda y descubrimiento de mi propia persona. No resulta extraño que haya elegido la sexualidad como uno de los dos aspectos a resaltar, las circunstancias que nos rodean creo que justifican esta elección. Tus circunstancias personales y las mías. Te aseguro que los debates que mantuvimos, las experiencias que vivimos y todo lo que compartimos son una muestra de la profundidad a la que conectamos y del impacto que tuviste sobre mi.

Me encantaría compartir contigo una velada más. Pasar un día más en nuestra cabaña y pasear durante las horas que hagan falta, que ya ajustaremos cuentas con el reloj después. Me encantaría decirte que pusiste mi vida patas arriba y que, aunque ya no te vuelva a ver, siempre me acompañarás desde dentro. (Pero en lugar de eso, te escribo esta carta que meteré en una botella y lanzaré al mar, como esa estúpida romántica que mira al cielo cada noche buscando una estrella que le mantenga la mirada).

Un enorme abrazo Raquel. Siempre tuya,

Julia

The following two tabs change content below.

e8a55ap

Últimos relatos de e8a55ap (Ver todos)

FacebookTwitterGoogle+WhatsAppLineCompartir


«
Categoria: Microrrelatos |

No hay commentarios

Tienes que estar registrado para comentar.